¿Es Spotify la ‘killer app’ de Android?

Si buscas ‘killer app’ en este blog san Google te devuelve la entrada MobileScrobbler, “killer app” para el iPhone, sobre la impresionante aplicación ‘pirata’ de last.fm para el iPhone. Tristemente, entre los términos de servicio de Apple y el cierre de la radio gratuita de last.fm, a poco ha llegado aquella presunta ‘killer app’. Cambiamos esta vez de plataforma móvil (hacia Android) y de servicio online musical (a Spotify) y la cosa sigue oliendo a ‘killer app’, aún estando tan solo en fase de prototipo. Más aún que MobileScrobbler, si cabe, porque, además, han tenido en cuenta un par de aspectos extra:

  1. Han resuelto el problema de la conectividad discontinua: la aplicación permite ‘sincronizar’ listas de reproducción al dispositivo móvil: parece que limitados solo por la capacidad de almacenamiento (y con la inevitable criptografía ‘antipiratería’ de por medio), podemos guardar en el móvil las playlists que deseemos para escucharlas cuándo y dónde deseemos, independientemente de las tarifas y anchos de banda 3G o de la imposibilidad de conectarse: la música móvil ha llegado a trenes, metros y aviones.
  2. Tienen un modelo de negocio claro. Spotify cobra diez euros al mes por su ‘música sin interrupciones’. Un precio difícil de justificar frente, por ejemplo, a los 4 euros de yes.fm… Pero añádanle el servicio móvil (del que yes también dispone, pero capado por las condiciones de Apple y sin la sincronización de listas, si no me equivoco) y la cosa se justifica sola (4 euros menos de yes.fm, 7 euros menos de Pixbox… si me apuran, puedo estirarme hasta los quince, por la comodidad añadida).

No está claro que la cosa llegue a buen puerto (se trata solo de un prototipo, y no está nada claro que esto le vaya gustar a la patronal del disco, por mucho que sea maná del cielo) pero si lo hace, va a haber que tachar tanto el N97 como el Pre de la lista de los reyes y comenzar a rezar para que a Android le salga hardware decente ya (que iría tocando, oiga).

Se acabó la música gratis en Last.fm

…a no ser que tenga uno la suerte de vivir en el Reino Unido, Estados Unidos o Alemania (que son sus tres mercados ‘grandes’). El ‘scrobbling‘ y demás servicios de last.fm, eso sí, seguirán ‘en abierto’. El precio de la suscripción, además, será de 3 euros, y no los 2.50 actuales (espero que sigan ofreciendo descuentos por suscripciones de un año, pero no lo especifican en el blog-anuncio), por los mismos servicios que prestaban hasta ahora (acceso a tu emisora de favoritos, por ejemplo, aunque nada de “on demand ‘de verdad'”).

Servidor seguirá siendo usuario del scrobbling hasta que le echen a patadas (todos esos datos no se pueden tirar a la basura), pero lo de los tres eurillos va a tener que pensárselo… y es que de momento van 7 al mes para Pixbox (y su modelo de alquiler tarifa plana con DRM), 15 para eMusic (modelo venta rollo Círculo de Lectores, en MP3 y, por tanto, sin DRM) y 4 para yes.fm (que va por la radio musical en la web bajo demanda, modelo freemium), más el gratuito de Spotify (financiado con publicidad, también cuenta con modelo freemium, con una suscripción de 10 euros mensuales o un euro diario). Si a esto le añadimos compras esporádicas en 7digital y Amie Street, casi me voy a alegrar de mi decisión de no saltarme las puertas de Pandora, no sea que sea yo el último imbécil que se dedique a financiar a las discográficas (nótese que he dicho discográficas y no artistas: es muy diferente).

Todo esto, desde luego, teniendo en cuenta además, que el catálogo musical en línea, aunque creciente, es muy probable que nunca sea completo ‘legalmente’ (para más información, véase Sobre las cosas abandonadas, de Kiko Fuentes en el blog de yes.fm y sigan leyendo por su etiqueta ‘back catalogue’)…

Reflexión uno: a ver si me montan un híbrido yes+last+spotify (mucho catálogo de aquí, información semántica, clientes móvil-escritorio-web, radios personalizadas y reproducción ‘on demand’, de salida) y me consolidan un poco la oferta.

Reflexión dos: todo esto, desde luego, porque la industria está haciendo todo lo posible por ahogar las alternativas legales (¿porque está interesada en sacar su propio modelo a medio plazo y en monopolio se vive mejor?).

Spotify, yes.fm y la transparencia

Lista de recomendaciones personalizadas de entre los últimos discos ...
Mmmm... Rory Gallagher...

Creo que ya he hablado en alguna ocasión tanto de Spotify como de yes.fm, dos fantásticos servicios “freemium” de escucha de música en la web. En mi opinión de usuario de ambos (servicio gratuito en Spotify, de pago en Yes, aunque ahora mismo, aprovechando un sorteo, no me toca pagar hasta dentro de cuatro o cinco meses), e insistiendo en que me gustan mucho ambos, me quedo así: free en Spotify y usuario de pago en Yes: Spotify gana en bastantes aspectos, pero como no soy un usuario muy activo, los cuatro euros al mes de Yes me parecen mucho más razonables que los diez de Spotify…

Pero Spotify, me repito, se lleva el gato al agua en dos aspectos muy importantes para mí: por un lado, la conexión con last.fm (lo que reproducimos con la aplicación, si lo deseamos, se registra a nuestro usuario last) y, por otro, una mayor transparencia. Si bien el blog de Yes.fm es casi imprescindible, el de Spotify es mucho más informativo sobre el servicio, publicando regularmente listas de los discos que se añaden continuamente a su catálogo (añadidos que también se hacen en Yes, pero de manera opaca). ¿Resultado? Que surgen servicios, a coste absolutamente cero para Spotify más allá de esa transparencia, como el fantásticamente útil Last.fm + Spotify + Find new albums que, en base a tus artistas favoritos y recomendados en last, rebusca entre las novedades del catálogo y te selecciona los discos que, a priori, podrían interesarte más. ¿Segundo resultado? A pesar de pagar en Yes y no hacerlo en Spotify, me paso bastante más tiempo en el segundo servicio que en el primero, con el riesgo que ello implica de que se cambien las tornas en algún momento…

Reblog this post [with Zemanta]

last.fm + yes.fm, lo mejor de 2008

Escucha lo mejor de 2008, según los usuarios de last.fm, en yes.fm.

La plataforma perfecta para escuchar música en la red no existe, qué le vamos a hacer. Todos tenemos nuestras manías y es imposible satisfacer a todo el mundo todo el tiempo. Pero yes.fm se parece tanto a mi solución perfecta… Baste decir que pasaron cinco minutos escasos desde el momento en que ‘pisé’ la web y el momento en que les dí mis cuatro euros para poder usar sus servicios de pago durante un mes (y de ahí pasaremos sin dudar a los cuarenta euros que cobran por un año de suscripción).

Para el que no sepa de qué va, yes.fm es radio musical por internet al más puro estilo ‘freemium’: servicio gratuito de calidad notable y una capa de pago de precio razonable y servicios añadidos interesantes (véase comentario en Error 500, por ejemplo).

Mientras lo de la música digital aún no se universaliza, quizá la prueba más importante que debe pasar un servicio sea la del catálogo: este es un mundo muy complejo y a lo mejor se congela el infierno antes de que veamos a los Beatles en unos y ceros, por ejemplo. Y da fe de la calidad del catálogo de yes el enlace con que abríamos la entrada: ha sido Bon Iver el único artista citado en la lista de last que no estaba en su catálogo (también faltaba el disco de Nine Inch Nails, aunque no ellos, y a Coldplay no les he incluido porque les tengo manía :-P).

¿Le faltan cosas a yes.fm? Desde luego. Mi ‘top three’:

¡No se habla con last.fm!
Hace más de cinco años que soy usuario de last.fm. Conocen mis gustos musicales mejor que nadie. No explicarles qué estoy escuchando en yes me duele.
¿!Dónde está mi widget!?
El enlace del inicio de la entrada no debería ser un enlace, sino un ‘widget’, y deberías haber podido hacer ‘play’ sin salir de obm
¿Y en el móvil?
Ya no pido poder escuchar yes.fm subido en un avión, pero si con orb.com puedo acceder a mis contenidos digitales desde el móvil, ¿por qué no a yes?

No creo que la primera objeción sea muy difícil de solventar: si me dan un RSS con mis últimas pistas reproducidas, la cosa quedará prácticamente resuelta. El segundo y tercer temas me parecen más complicados: debe haber cuestiones legales, y no solo tecnológicas, detrás del tema. Pero tengamos fe: los widgets no pueden estar muy lejos (son una buena plataforma tanto para promocionar como para monetizar, diría yo).

Pese a mis objeciones, sonoro aplauso a yes.fm: de momento son la mejor solución disponible en España, con diferencia, para acceder a la música en la red.