Mobbler: last.fm en tu móvil Symbian

Captura de pantalla. Mobbler conectado a mi emisora de radio de last.fm
Last.fm en el móvil

Llevaba servidor meses lamentando la ausencia de un cliente decente de last.fm para mi Nokia N95… y resulta que hace meses que existe. Se llama mobbler y está disponible para móviles S60 ediciones 3rd y 5th (esto es, la inmensa mayoría de las series N y E de Nokia, entre otros).

Nota: obviamente, la aplicación consume ancho de banda a un ritmo que la hace poco recomendable sin WiFi, a no ser que se disponga de una tarifa verdaderamente plana.

Vía.

last.fm + yes.fm, lo mejor de 2008

Escucha lo mejor de 2008, según los usuarios de last.fm, en yes.fm.

La plataforma perfecta para escuchar música en la red no existe, qué le vamos a hacer. Todos tenemos nuestras manías y es imposible satisfacer a todo el mundo todo el tiempo. Pero yes.fm se parece tanto a mi solución perfecta… Baste decir que pasaron cinco minutos escasos desde el momento en que ‘pisé’ la web y el momento en que les dí mis cuatro euros para poder usar sus servicios de pago durante un mes (y de ahí pasaremos sin dudar a los cuarenta euros que cobran por un año de suscripción).

Para el que no sepa de qué va, yes.fm es radio musical por internet al más puro estilo ‘freemium’: servicio gratuito de calidad notable y una capa de pago de precio razonable y servicios añadidos interesantes (véase comentario en Error 500, por ejemplo).

Mientras lo de la música digital aún no se universaliza, quizá la prueba más importante que debe pasar un servicio sea la del catálogo: este es un mundo muy complejo y a lo mejor se congela el infierno antes de que veamos a los Beatles en unos y ceros, por ejemplo. Y da fe de la calidad del catálogo de yes el enlace con que abríamos la entrada: ha sido Bon Iver el único artista citado en la lista de last que no estaba en su catálogo (también faltaba el disco de Nine Inch Nails, aunque no ellos, y a Coldplay no les he incluido porque les tengo manía :-P).

¿Le faltan cosas a yes.fm? Desde luego. Mi ‘top three’:

¡No se habla con last.fm!
Hace más de cinco años que soy usuario de last.fm. Conocen mis gustos musicales mejor que nadie. No explicarles qué estoy escuchando en yes me duele.
¿!Dónde está mi widget!?
El enlace del inicio de la entrada no debería ser un enlace, sino un ‘widget’, y deberías haber podido hacer ‘play’ sin salir de obm
¿Y en el móvil?
Ya no pido poder escuchar yes.fm subido en un avión, pero si con orb.com puedo acceder a mis contenidos digitales desde el móvil, ¿por qué no a yes?

No creo que la primera objeción sea muy difícil de solventar: si me dan un RSS con mis últimas pistas reproducidas, la cosa quedará prácticamente resuelta. El segundo y tercer temas me parecen más complicados: debe haber cuestiones legales, y no solo tecnológicas, detrás del tema. Pero tengamos fe: los widgets no pueden estar muy lejos (son una buena plataforma tanto para promocionar como para monetizar, diría yo).

Pese a mis objeciones, sonoro aplauso a yes.fm: de momento son la mejor solución disponible en España, con diferencia, para acceder a la música en la red.

Warner se va de last.fm

Afortunadamente no del servicio de radio, y por tanto fuera de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania ni notaremos el efecto. Desde hace meses last.fm (propiedad de CBS) ofrece en Estados Unidos un «player on demand» (lo comentamos aquí) que permite reproducir un número limitado de veces cualquier canción que deseemos de su catálogo de manera gratuita, como «calentamiento» para un servicio de pago que, casi cinco meses más tarde, no ha llegado… Pues bien, es de ese servicio del que se larga Warner (lo cuenta un blog del New York Times), que opina que last.fm paga poco por el servicio gratuito y que ya tardan con el servicio de pago… Esperemos que solucionen sus diferencias pronto.

Cosillas para last.fm

Cómo molan las iniciativas abiertas. Lo de last.fm, además, tiene mérito extra porque nadie sabe cómo lo consiguen siendo parte del conglomerado CBS… La última es una cosa sencilla: build.last.fm, donde recogen las docenas de aplicaciones y plug-ins que se han desarrollado bajo el cobijo de su API abierta. Nos quedamos con:

que no conocíamos. También hay una aplicación web que, de alguna forma, se nos había escapado: AEP Calculator, una calculadora de ‘diversidad musical’ (yo he sacado un 3.98).